Saltar al contenido
Portada » RECETA PARA LA MALA CIRCULACIÓN

RECETA PARA LA MALA CIRCULACIÓN

  • por

La mala circulación es un problema de salud que puede tener graves consecuencias para las extremidades de quienes la padecen. Desde la muerte celular hasta la necesidad de amputación, los riesgos son preocupantes. Sin embargo, existen remedios naturales y sencillos que pueden mejorar la circulación y contribuir a una mejor calidad de vida. En este artículo, te presentaremos una receta efectiva para combatir este problema y prevenir complicaciones graves.

Antes de comenzar, es importante destacar que siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de iniciar cualquier tratamiento o modificar tu dieta. Sin embargo, estos consejos pueden servir como complemento para mejorar la circulación de forma natural.

Ingredientes:

  • Jengibre fresco: 1 trozo de aproximadamente 5 cm.
  • Limón: 1 unidad.
  • Miel: 2 cucharadas.
  • Agua: 1 taza.

Preparación:

  1. Lava bien el trozo de jengibre y rállalo finamente. Puedes hacerlo utilizando un rallador o un cuchillo afilado.
  2. Exprime el jugo de limón y reserva.
  3. En una olla pequeña, calienta el agua hasta que alcance el punto de ebullición.
  4. Agrega el jengibre rallado al agua caliente y deja reposar durante 10 minutos.
  5. Pasado ese tiempo, cuela la infusión de jengibre en una taza limpia.
  6. Añade el jugo de limón recién exprimido y la miel a la infusión caliente.
  7. Mezcla bien todos los ingredientes hasta obtener una preparación homogénea.

Modo de consumo:

Se recomienda tomar esta infusión una vez al día, preferiblemente por la mañana en ayunas. Asegúrate de que esté lo suficientemente caliente para que puedas disfrutar de sus propiedades vasodilatadoras.

Beneficios de la receta:

  1. Jengibre: Este potente ingrediente natural es conocido por sus propiedades vasodilatadoras, lo que ayuda a mejorar la circulación sanguínea. Además, tiene propiedades antiinflamatorias que pueden aliviar molestias asociadas con la mala circulación, como la hinchazón y el dolor en las extremidades.
  2. Limón: Rico en vitamina C y antioxidantes, el limón fortalece los vasos sanguíneos y mejora la salud cardiovascular en general. Además, su contenido de flavonoides promueve la circulación sanguínea y reduce el riesgo de coágulos.
  3. Miel: Este endulzante natural no solo añade sabor a la receta, sino que también posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Ayuda a reducir la inflamación en los vasos sanguíneos y promueve una mejor circulación.

Recuerda que una alimentación equilibrada y la práctica regular de ejercicio físico también son fundamentales para mejorar la circulación. Evita el sedentarismo y procura incluir alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como el salmón y las nueces, así como frutas y verduras frescas en tu dieta diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *