Saltar al contenido
Portada » SUSPIROS DE MONJA

SUSPIROS DE MONJA

  • por

Los Suspiros de Monja son una delicia culinaria con una historia misteriosa que se refleja en su nombre peculiar. Aunque su origen está envuelto en leyendas, su sabor inconfundible y su textura crujiente por fuera y suave por dentro son innegables. En este artículo, te ofreceré una receta sencilla para que puedas preparar estos bocadillos tradicionales en la comodidad de tu hogar.

Ingredientes:

  • 2 tazas de harina
  • 1 taza de leche
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de azúcar

Instrucciones:

Paso 1: Mezcla los Ingredientes
Comienza por mezclar todos los ingredientes en un tazón. La harina, la leche, el huevo y el azúcar se unirán para formar una masa suave. Asegúrate de que todos los componentes estén bien incorporados para obtener la consistencia adecuada.

Paso 2: Calienta el Aceite
En una sartén, calienta abundante aceite. Deja que se caliente lo suficiente para freír los suspiros. La temperatura ideal es de alrededor de 180°C (356°F).

Paso 3: Vierte la Mezcla en la Sartén
Usando una cuchara, comienza a verter la mezcla en la sartén caliente. Puedes hacer pequeñas porciones para que los suspiros de monja tengan un tamaño uniforme. A medida que la masa toca el aceite caliente, empezará a hincharse.

Paso 4: Fríe Hasta que Estén Dorados
Una vez que los suspiros comiencen a hincharse y adquieran un tono dorado, es el momento de darles la vuelta. Esto suele ocurrir en cuestión de minutos. Asegúrate de que estén dorados por ambos lados para obtener la textura crujiente deseada.

Paso 5: Escúrrelos y Espolvoréalos
Retira los suspiros de la sartén y colócalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Luego, mientras aún están calientes, espolvoréalos generosamente con azúcar y canela. Este paso añade un toque de dulzura y un aroma irresistible a tus Suspiros de Monja.

¡Listo! Ahora puedes disfrutar de tus Suspiros de Monja caseros, un tesoro culinario con un toque de misterio en cada bocado. Estos pequeños manjares son ideales para acompañar una taza de café o como postre después de una comida. Anímate a probar esta receta y deleitar a tus amigos y familiares con esta deliciosa tradición gastronómica. ¡Buen provecho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *