Saltar al contenido
Portada » Ya no compro ajo en la tienda. Mi jardinero me dijo cómo cultivarlo en grandes cantidades.

Ya no compro ajo en la tienda. Mi jardinero me dijo cómo cultivarlo en grandes cantidades.

  • por

¿Cansado de comprar ajo en la tienda? ¡Te presentamos un innovador método para cultivar ajo en casa y garantizar un suministro fresco y sabroso! Olvídate de las complicaciones con el clima, el suelo y las malas hierbas. Con solo un diente de ajo, un vaso de agua y un poco de sol, podrás disfrutar de ajo recién cosechado en tus platos favoritos.

Si bien el cultivo de ajo tradicional requiere un jardín, te mostraremos cómo cultivarlo en interiores de manera exitosa. Sigue estos pasos sencillos para comenzar:

  1. Selecciona los dientes de ajo adecuados: Opta por vainas germinadas con un pequeño brote verde en la parte superior para un mejor resultado.
  2. Prepara un recipiente transparente: Escoge un recipiente de vidrio que pueda contener alrededor de 250 g de agua. Este te permitirá observar el proceso de germinación.
  3. Coloca los dientes de ajo: Sitúa cada diente, con su piel, a lo largo de los lados del recipiente, asegurándote de que el extremo puntiagudo quede hacia arriba.
  4. Agrega agua tibia: Llena el recipiente con agua suficiente para cubrir el fondo de los dientes de ajo, sin sumergirlos por completo.
  5. Exposición solar: Coloca el recipiente en un lugar soleado durante aproximadamente una semana. Asegúrate de reponer el agua cuando sea necesario.
  6. Cosecha los brotes: Una vez que las plántulas alcancen al menos 8 cm de altura, córtalas con tijeras. Utiliza los brotes en tus platos para realzar su sabor.

Cultivar ajo en casa mediante este método te brinda la comodidad de tenerlo a mano para tus necesidades culinarias. Además, si sigues nuestro enfoque para cultivar en macetas, podrás disfrutar de ajo fresco durante todo el año.

Recuerda que el ajo necesita un período de frío para producir bulbos de calidad, por lo que es recomendable plantarlo entre octubre y febrero. Asegúrate de proporcionarle un lugar soleado y bien drenado en tu jardín. Al cosechar, presta atención a las señales de que el ajo está listo, como hojas amarillas y cabezas caídas. Seca los bulbos al aire durante unas semanas antes de almacenarlos en un lugar seco.

¡Con estos consejos, te convertirás en un experto en el cultivo de ajo y tendrás un suministro fresco y delicioso siempre a tu disposición!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *